sábado, 12 de mayo de 2018

El dolor que rompe el corazón


A veces el corazón debe romperse para poder abrirse. Y son esos miles de pedazos los que te hacen perderte en buscar sin recordar que eres un encontrador. 

A veces el dolor tiene que aflorar para que recuerdes que, debajo de toda la anestesia que te auto-inyectas para no sentir, existes. No existe la pildorita mágica que te libere de lo que tienes que afrontar, que elimine los miedos y disuelva las barreras que tú mismo te infringes para boicotearte...

martes, 3 de abril de 2018

Cómo ser feliz


Dos amigos se encuentran después de muchos años. Uno es astronauta y el otro neurocirujano. Después de tomarse varias cervezas y hablar de sus aventuras y desventuras, entran en temáticas más profundas. El astronauta sugiere que Dios no existe, porque ha viajado por el universo y no lo ha visto en ningún lado. El neurocirujano le contesta: entonces nosotros no estamos aquí, no estamos hablando y ni siquiera nuestros pensamientos existen. ¿Por qué dices eso?, pregunta el astronauta. El neurocirujano se rasca la barbilla y le contesta: me baso en tu argumentación acerca de tu experiencia sobre la existencia de Dios, pues te puedo asegurar que en ninguna de mis muchas operaciones cerebrales encontrado jamás una idea...

martes, 27 de marzo de 2018

El problema de la Dualidad


Trascender los niveles de conciencia significa superar las diversas polaridades de la vida, comprendiendo que estas son las fuerzas que generan el movimiento de lo que llamamos vida. Una polaridad no puede existir sin la otra.

Posicionarse, atacar a la otra polaridad, genera más fuerza dual y nos mantiene atrapados en una especie de noria que nunca para y cada vez gira más rápido. Para detener este movimiento se precisa quietud mental, y ésta se consigue cuando se adquiere plena conciencia de que lo que tengo enfrente es una proyección. No se trata de juzgarlas, sino de comprender que las polaridades se complementan. Entonces permito que se produzca una explosión de luz que hace posible trascender la dualidad y ver la solución del presunto problema...

martes, 20 de marzo de 2018

El hacer como creencia del cambio


El hacer es la creencia en el cambio. Es la creencia en que, si tú no haces, nada ocurre. En el hacer, tú tienes que resolver tus problemas, a tu manera. Hacer debilita, pues es una lucha contra lo que percibes como oposición. El hacer quiere que los demás también hagan. Todas sus acciones se dirigen al cambio, sea del tipo que sea, como el cambio espiritual, basado en tener que hacer algo para ser digno de la vida...

martes, 13 de marzo de 2018

Aprendiendo del apego


El apego te aferra a la experiencia onírica mediante el dolor y el sufrimiento, el miedo a la pérdida, la creencia en las clases, la posibilidad de quedarte solo y sin nada. El camino es el desapego, que consiste en estar en el mundo sin pertenecer a él. Vivir en el mundo como una especie de escuela para aprender a reconocerte a ti mismo a través de los demás y de las experiencias que tienes con ellos...

domingo, 18 de febrero de 2018

El egoísmo y la falta de autoestima


El egoísmo viene de no amarte a ti mismo y del miedo al sentirte separado de lo que te rodea.

La falta de autoestima proviene de no respetarse a uno mismo, de no saber escucharse, de la necesidad de cubrir un vacío muy profundo propio hacia al exterior y, en definitiva, también del no amor hacia uno mismo. Así muchas personas sin autoestima se ven avocadas a volcarse en los demás para llenarse de algo que ellos mismos no son capaces de encontrar en su interior. Arrojamos al exterior nuestros sueños, nuestros anhelos, viviendo entre el pasado y el futuro...

domingo, 11 de febrero de 2018

La condena de la culpa y el juicio



La culpa es la fuerza que mantiene el sueño de separación en el mundo. Cuanto más culpables nos sentimos más separados estaremos. La culpa nos permite proyectar nuestra responsabilidad en el otro y creer que lo que hacemos es consecuencia de lo que ellos nos hacen.

La escucha de ti mismo es la clave para apartar esta creencia de nosotros, pues te predispone a dejar de hacer lo que crees hacer para hacer lo que realmente es. La escucha te permite renunciar a una identidad que te mantiene aprisionado, así te liberas de las garras del ego, lo quitas del trono de la dirección de la vida y lo pones en su justo lugar...